Join us to participate in the upcoming 2019 City:One Challenge. 

Un viaje por la cultura cívica de la CDMX

La movilidad urbana necesita más que infraestructura, necesita de cultura cívica para que exista armonía entre todos los habitantes.

Photo of Daniel Daza
1 2

Written by

Diariamente a lo largo de mis viajes por la ciudad desafortunadamente siempre hay presente un elemento: la falta de cultura cívica entre los habitantes de la CDMX. Los ejemplos son muchos y diversos, el automovilista que no pone la direccional, el que maneja a exceso de velocidad, el que se estaciona en doble fila o invadiendo la rampa; el peatón que cruza la calle en diagonal, o el que ignora su alto peatonal, el que tira basura en la calle; el usuario de transporte público que empuja, el que no cede el asiento reservado, el que corre en las escaleras; el ciclista que va por la banqueta, el que circula por los carriles de alta velocidad, el que no respeta el semáforo, y un largo etcétera de actores más. 

En México se admira mucho la cultura cívica de otros países, principalmente la japonesa, pero ¿qué podemos hacer para cambiar nuestra situación? Este mindset no es inherente a nosotros, no nacemos con él, lo que significa que puede construirse y desarrollarse para que estos comportamientos se reduzcan considerablemente o dejen de exisitir, en el mejor de los casos. 

Por ejemplo, en Bogotá, Colombia, durante la gestión del alcalde Antanas Mockus se desarrolló un proyecto que tenía el objetivo de construir cultura ciudadana a través de una estrategia integral que iba más allá de anuncios, también incluía acciones prácticas, entre ellas estaban las tarjetas ciudadanas y la incorporación de mimos. Esta estrategia se desarrolló bajo la premisa de que el comportamiento humano se regula por tres elementos: regulación personal, regulación legislativa, y regulación colectiva. Fue justamente éste último el pilar de la estrategia, las tarjetas se mostraban por los ciudadanos a los ciudadanos que cometían faltas cívicas, y los mismos ridiculizaban el comportamiento de los que realizaban las faltas.

La Ciudad de México, al igual que muchas otras del país, necesita estrategias integrales que tengan el objetivo de cambiar los comportamientos de sus habitantes, se pueden tomar las experiencias de otras ciudadas como Bogotá, o Seúl, que hicieron frente a estos retos y lograron importantes cambios. Yo estoy convencido de que sí es posible.

1 comment

Join the conversation:

Comment
Photo of Rockdrigo Morales

Daniel Daza Estoy de acuerdo en que se requiere una estrategia que ayude a concientizar a las personas, en el caso de países como República Checa, hace unos anios implementaron una fuerte campania televisiva en la cual mostraban con comerciales muy crudos los efectos de manejar bajo los efectos del alcohol, drogas, la utilización del celular, etc, en México me parece que lo hemos tenido, sin embargo, deben ser bastante más crudos para que logren un impacto importante en las conductas de las personas.