Join us to participate in the upcoming 2019 City:One Challenge. 

Perdiendo el camino.

Presento un poco sobre lo que significa la movilidad para mi dentro de mi ciudad natal, la Ciudad de México.

Photo of Abril Alejandra Guillén
1 3

Written by

Pareciera que nací en cuna de oro, si es que comienzo a recordar el transporte que usaba de pequeña, crecí sobre una camioneta, pero mi familia cambió. 

Es la cuarta vez que nos mudamos de vivienda y es la cuarta vez que se modifica el patrón de transporte que usamos dentro de la ciudad.

Aún recuerdo que los viajes a Polanco en metro, durante mi infancia, se convirtieron en caminos perdidos dentro de la delegación Iztapalapa para mi adolescencia. Recuerdo que la única forma de conectar con el mundo en el que había crecido, era subiéndome a un "pecero" y viajando hasta el otro lado de la ciudad yo sola, recuerdo que en ese entonces tenía depresión y el transporte no ayudaba nada a mejorar mi estado mental y de salud.

La nueva conexión inicio cuando llegamos a otro nuevo lugar, un lugar más céntrico dentro de la ciudad, pero tan pequeño que el espacio personal estuvo negado. En ese entonces yo tomaba una sola línea del metro, subía en Jamaica y bajaba en Patriotismo. Y, eran dos mundos. Me ayudaba de escape, me ayudaba porque la depresión se había hecho más severa, y lo único que buscas era llegar lo más rápido  posible al calor de nuestro pequeño hogar. Pequeño y lejano para mi mente que lo único que quería era un escondite.

La tercera conexión surgió en la tercera mudanza y probablemente fue el lugar en que pude haberme quedado estable y cerca de la Universidad, a unos cuantos pasos, pero hubo cambios y una gran oportunidad para volver al camino que había abandonado. Entonces, volví a viajar de un lado de la ciudad al otro, retome el enfoque y mentalmente estaba mejor que nunca. Tuve fuerzas para ocupar algún otro tipo de transporte que no fuera tan masivo, ocupe la bicicleta. Y la verdad es que por más que quería incorporar el uso diario, la distancia no me lo permitía. Era una hora de camino, pedaleando, pero era libertad premiada con sudor y cansancio.

Esta cuarta vez la estoy viviendo casi como la segunda, pero rescatando la experiencia de usar el transporte como una forma de conexión y no de tortura. La rapidez es eficiente, la cultura vial es escasa y el calor dentro de cualquier transporte es algo que puede desesperar a muchas personas. Y es que de por si salimos cansados de nuestros deberes diarios como para también amontonarnos dentro de un vehículo. El contacto con las personas me mantiene alerta y pensando mil formas para conseguir un respiro y regalarlo a la comunidad.

Para mi la movilidad significa conectar escenas en el tiempo.

1 comment

Join the conversation:

Comment
Photo of Ricardo Navarro

Hola Abril Alejandra Guillén  muchas gracias por tu historia. Soy Ricardo uno de los facilitadores del programa. Es muy interesante como planteas una visión diferente a la movilidad y nos cuentas que no sólo debe ser ir del punto A al B. Estoy de acuerdo contigo que el transporte público suele ser más una experiencia de vida, que sólo el artefacto que nos mueve. ¿Qué medio de transporte te ha sido más cómodo y te ha generado los mejores recuerdos? y ¿cuál transporte te resulta más pesado o complicado?
Saludos!