Join us to participate in the upcoming 2019 City:One Challenge. 

El precio de vivir en la periferia

Resumen de más de una década de recorridos diarios entre en exterior y el interior de la ciudad.

Photo of Fran Callejas
1 2

Written by

Durante 12 años me he desplazado diariamente de Ecatepec a la Ciudad de México por motivos escolares y de trabajo. En todo este tiempo he vivido infinidad de experiencias desagradables en el recorrido. Fui víctima de robo a mano armada en múltiples ocasiones a bordo del transporte público que corre de Ecatepec a Indios Verdes, algunas a bordo de las combis y otras en los camiones. En el metro me despojaron de mis cosas aunque ocurrió sin darme cuenta. Me han asaltado hombres, mujeres, jóvenes, en fin, todo tipo de personas. En todas estas experiencias perdí cosas materiales pero considero que he perdido mucho más que eso, he perdido confianza en las personas y en los lugares, viajo siempre alerta y con temor a ser víctima de nuevo.

Asimismo cuando era más joven supongo que transmitía mayor vulnerabilidad y en diversas ocasiones fui víctima de agresiones sexuales. En el metro al tratar de bajar me metieron la mano en la entrepierna y me jalaron hacia atrás con fuerza, al voltear para ver quién había sido, todos parecían ajenos a esa acción. En los camiones y en la combi con frecuencia me quedaba dormida por lo agotador del recorrido y en tres ocasiones los hombres que se sentaron junto a mí colocaron su chamarra, saco o suéter sobre sus manos y por debajo me tocaron partes íntimas, al sentir desperté y los vi pero descendían rápidamente del transporte.

La inseguridad no ocurre sólo a bordo del transporte, también me asaltaron en la calle al caminar entre la casa y la parada del transporte.

Como dije, la seguridad es una de las mayores carencias en estos recorridos. Pero existen otras desventajas al vivir en la periferia de la ciudad y desarrollar la mayor parte de las actividades al interior de ésta. Debo soportar largos recorridos que me roban tiempo porque me impiden desarrollar otras actividades. En algún momento me mudé al interior de la ciudad por dos años y fue increíble el cambio que dio mi vida, tenía tiempo para trabajar y estudiar en un mismo día, para ir a clases de natación, ir al cine, tomar un café con las amigas y otras tantas cosas que no puedo hacer cuando vivo al exterior, también mi salud física cambió, dejé de tener problemas gástricos, de sueño, dolores de cabeza, etcétera. Sin embargo vivir al interior tiene un costo económico alto que tampoco puedo sostener y por ello para muchos de nosotros no es opcional viajar todos los días del exterior al interior de la ciudad.

La falta de unidades de transporte, los transbordes que debo hacer para llegar a mi destino, el tráfico de la ciudad, el caos en los paraderos, la desorganización que predomina en las rutas de transporte, entre otras cosas, hacen que los tiempos de espera y de recorrido sean muy largos, en ocasiones he hecho hasta 3 horas y en temporada de lluvia hasta 5 horas en el recorrido en una sola dirección, es decir en un día puedo perder de 4 a 6 horas en el trayecto. Estos recorridos tan largos hacen que las condiciones ambientales adversas se exacerben. Generalmente el transporte va muy lleno por lo que con frecuencia me toca viajar de pie y cuando viajo sentada ocurre que o van sobre mí o voy medio sentada, el calor en el metro es insoportable, casi siempre tenemos al resto de la gente encima y lo entiendo porque todos tenemos el deseo de llegar al trabajo en un tiempo determinado pero no puedo aceptar que esa sea la manera en que debemos viajar, considero que merecemos un recorrido digno y seguro, me gustaría que hubiese mayor compromiso de las autoridades, empresas de transporte y en el resto de las empresas e instituciones empleadoras en el mejoramiento de la movilidad en la ciudad porque considero que compromete nuestro bienestar y rendimiento.

1 comment

Join the conversation:

Comment
Photo of Rockdrigo Morales

Hola Fran,

Lo que relatas es una realidad para miles de personas que se encuentran en una situación similar. En mi opinión la solución ya no esta solo en mejorar las unidades de transporte público, o hacer nuevas rutas más erficientes y seguras, a estas alturas es tiempo de considerar opciones como el home office mas a menudo para quienes solo llegan a una oficina a sentarse frente a un escritorio, cambiar los horarios de entrada de los trabajadores, hacerlos más flexibles para evitar las horas pico, normalizar el uso compartido de vehículos particulares, entre otras.